Cómo combatir las manchas de la piel

 In Blog

Hay una gran parte de la población que sufre manchas cutáneas.

En gran medida se manifiestan más en personas adultas y de edad avanzada, pero en los últimos años, las consultas a dermatólogos por parte de gente joven con este problema ha aumentado.

Las manchas en la piel son alteraciones en la uniformidad del color de una determinada zona de la piel. Aunque pueden existir manchas blancas o más pálidas que la piel de alrededor, o incluso rosadas o rojizas, las manchas que motivan un mayor número de consultas son las que tienen diferentes tonos de marrón. Este color se debe habitualmente a un exceso del pigmento habitual de la piel (melanina) que puede ser debido a un aumento en el número de células que lo produce o, de forma más frecuente, a un aumento de la cantidad de pigmento en la zona.

La exposición al sol influye sobre cualquier tipo de mancha en la piel, bien sea oscureciéndola de forma transitoria (pecas, lunares) o permanente (melasma), o favoreciendo su aparición en una piel previamente sin manchas (léntigos o manchas de la edad, pigmentaciones postinflamatorias). Por ello cualquier medida destinada a combatir o a prevenir la aparición de manchas en la piel ha de ir invariablemente asociada con medidas de protección solar.

Las manchas de la piel más frecuentes son:
  • Los nevus (lunares)
  • Las efélides (las típicas pecas)
  • Los léntigos solares.

Los dos primeros tipos aparecen en la infancia/adolescencia y, salvo indicación del dermatólogo, no precisan tratamiento.

El daño solar acumulado a lo largo de los años puede hacer aparecer manchas marrones en las zonas más expuestas (la cara, las manos, el escote), especialmente en personas de piel clara que no se broncean con facilidad. Aunque de forma popular estas manchas se habían denominado “manchas hepáticas” o “manchas del hígado”, su aparición no tiene ninguna relación con enfermedades del hígado ni con ninguna otra enfermedad interna, si bien son más frecuentes en personas mayores, de salud más delicada. En ellas coexiste un exceso del pigmento normal de la piel (la melanina) junto con el depósito de algunas proteínas degradadas por la exposición solar crónica. Aunque no precisan tratamiento, está demostrado que cuando las vemos, asignamos una edad 10 años superior y una salud más precaria a la persona que las tiene (respecto de la misma imagen sin manchas). Por ello es frecuente que los pacientes deseen eliminarlas. Para ello se pueden utilizar métodos como el láser o, cuando este no está disponible, la crioterapia (congelación con frío).

El melasma es una mancha oscura que surge en el rostro, cerca de los cachetes y de la frente, siendo muy común su aparición en el embarazo o en la menopausia debido a las alteraciones hormonales. Estas alteraciones irritan los melanocitos que dejan las áreas más oscuras en determinadas áreas del rostro. Estas generalmente aparecen o empeoran cuando la persona se queda mucho tiempo expuesta al sol.

Las manchas causadas por el sol ocurren con más frecuencia en personas de piel clara o morena, que se quedan mucho tiempo expuestas al sol sin usar protector solar. Las partes del cuerpo más afectadas son las manos, brazos, rostro y cuello, y aunque es más común su aparición después de los 40 años de edad, también pueden surgir en personas más jóvenes.

Para todos estos casos recomendamos la línea Bema White de Bema Cosmetici  que es un tratamiento cosmético específico para reducir las discromías cutáneas gracias al especial complejo fito-aclarante que actúa de manera cuidada e intensa sobre la hiperpigmentación.

Recent Posts

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search